"El Máster me hizo crecer profesionalmente como entrenador"

Adrián Mazo es Alumni de la Escuela Universitaria Real Madrid – Universidad Europea. Realizó el Máster en Dirección de Fútbol y Metodologías de Juego, y, actualmente, es entrenador del mítico club Real Unión de Irún.

A continuación, puedes leer la Entrevista a Adrián Mazo, entrenador del Real Unión en Historias de Alumni. 

 

¿Cómo llegaste hasta este máster?

+ Entré con intención de formarme. Encontré este curso por internet y cursarlo ha sido un desafío. Es un máster que te exige descubrirte a ti mismo como entrenador, porque te dan una serie de pautas para que vayas planteando situaciones y te hagas preguntas que yo, en lo personal, nunca me había hecho, para cumplir todas las funciones que tiene un entrenador.

– ¿Qué esperabas encontrar aquí y qué destacas de lo que después has podido ver?

+ Entraba con ganas de algo nuevo y que me impulsara para alcanzar mis objetivos, que eran aprender sobre todo lo que rodea a un entrenador de fútbol. Lo que se aprende Máster en Dirección de Fútbol y Metodologías de Juego, entre otras muchas cosas, es a ordenar y estructurar todas las ideas con las que ya vienes y añadir otras a través de los ponentes de los diferentes módulos. Todo ello, llega a su culmen con el TFM, que es una propuesta de un modelo de juego propio. Hay que absorber ideas de otros para evolucionar las tuyas propias y, con eso, se forma una base con la que el entrenador se puede apoyar. Es como una guía para acometer todas las funciones que tienes que llevar a cabo en el día a día y es algo que hay que ir modificando y adaptando a la evolución del propio deporte. Pero, sin duda, mi paso por la Escuela me ha dado esta base desde la que partir.

– ¿Qué te ha aportado tu paso por la Escuela?

+ Este máster es un plus a la hora de encontrar oportunidades laborales, pero, sobre todo, te permite crecer como entrenador y como profesional en muchas facetas, a lo largo de cada uno de los módulos.

– Habéis podido contar con profesionales que, de no haber sido por esta metodología online, no habrían podido compaginar su día a día en clubes de alto nivel con impartir estas sesiones. ¿Cómo ha sido la experiencia?

+ Pienso que la modalidad online facilita mucho concretar momentos o clases en las que los ponentes se pueden adaptar y mostrarnos toda la metodología de trabajo y el día a día dentro de sus clubes.

Literalmente, es increíble tener la oportunidad de escuchar y aprender de ellos. Es un profesorado de primer nivel. Cada uno de ellos ha llegado muy lejos en este complicado y bonito mundo, formando parte de clubes y estructuras importante a nivel internacional. Es una oportunidad única para ver qué hay detrás de lo que se ve en un partido de fútbol.

– ¿Qué destacarías de este aprendizaje?

+ Me viene a la cabeza Alberto Martín, del Real Betis S.A.D. Él nos impartía el módulo de modelo de juego y ha participado también en el de diseño de tareas. Me ha ayudado a estructurar y desarrollar las ideas que tenía, además de añadir muchas nuevas. Nos ha enseñado a ordenar el modelo de juego, a través de las pautas que la completan.

También me quedo con David Tenorio, del Granada C. F. Allí tratan de implantar hábitos, una palabra que usa mucho, y que es muy importante de cara al trabajo con los futbolistas. Que estos jugadores sean capaces de automatizar y ejecutar algunos hábitos, enfoca el resto del trabajo hacia el modelo de juego.

Carlos Lago también es otro docente top. Ya había leído sobre él, pero cómo cuenta y cómo explica las cosas, hace ver todo tan sencillo y tan claro… Los consejos que da para ser mejor entrenador son excelentes. He mencionado tres, pero podría hacerlo con muchos otros más.

– ¿Cómo es la convivencia con el resto del grupo de estudiantes?

+ A pesar de ser en formato online, las clases son muy dinámicas. Siempre existe interacción con profesorado y compañeros. Surgen debates muy interesantes y siempre te acabas llevando ideas nuevas. Eso le da un valor añadido, que es algo que parece que no se puede tener al estar cada uno desde casa.

Creamos un grupo de Whatsapp todos los alumnos y ahí compartimos artículos interesantes y cosas que vemos que nos pueden ayudar a seguir aprendiendo. Tenemos compañeros que, si no hubiese sido de esta manera, no habrían podido asistir.

Hay gente de latinoamérica, Estados Unidos, Turquía… Habría sido difícil poder juntarnos de manera presencial y de esta manera hemos podido acceder a este aprendizaje.

Las clases se graban y se puede volver a ver cuando uno quiera. En caso de no poder asistir a esa clase, no pierdes la oportunidad y permite compatibilizar la vida profesional con seguir evolucionando de manera académica.

– ¿Qué te ha sorprendido de esta formación a distancia?

Me ha llamado la atención la cercanía con la que nos han tratado. Tanto David, el director, como sus coordinadores y los ponentes han estado disponibles para ayudarnos, enseñarnos y atender nuestras peticiones. Hemos tenido las puertas abiertas con todos ellos y crear ese networking también es importante y muy destacable para un programa online, que parece más cerrado en ese sentido.

– ¿Cómo afecta a tu carrera profesional haber tenido la oportunidad de recibir una formación con el sello de la Universidad Europea y el Real Madrid?

+ El cambio es abismal. Dejas de ser un entrenador más de todos los que hay y poder estar avalado por la Escuela Universitaria Real Madrid Universidad Europea es un plus en cuanto a tu imagen. En lo personal, yo formo parte del fútbol base del Real Unión de Irún y están interesados en saber cómo se trabaja en otros equipos y en la élite del fútbol.

Tiene un peso muy importante de cara a mi futuro y uno de los motivos por los cuales elegí este máster, era poder dar este paso.

– ¿Qué diferencias has encontrado en este aprendizaje entre el fútbol modesto y la élite de este deporte?

+ Hay muchas diferencias, pero hay muchas cosas que se pueden poner en práctica en estas divisiones. Gracias a los ponentes te das cuenta de la importancia del trabajo individualizado en cuanto al jugador desde edades tempranas. Poner el foco en hacer este tipo de análisis en los deportistas, generar perfiles con fortalezas y puntos débiles de cada jugador, poner objetivos para que ellos traten de mejorar y superarse es algo muy importante en el fútbol base.

El máster hace hincapié en que el jugador es el protagonista y potenciarlo es una de nuestras labores fundamentales. Podemos mejorar muchos aspectos en cuanto a lo individual para implementar desde abajo, generando esas pequeñas píldoras aprendidas durante el máster que pueden mejorar la metodología de un club modesto y ser un valor diferencial.

– Ya por último, ¿cómo definirías este año en un par de frases?

+ Elegir este máster ha supuesto un desafío en mi vida. Ha sido un aprendizaje y, sin duda, una mejora exponencial para llevar a cabo de la mejor manera todas las funciones que lleva a cabo un entrenador de fútbol. Pero, en una palabra, me quedo con que ha sido: un desafío.