Me siento realizado al encajar el aprendizaje en algo útil para la vida real

Steve Cote es Alumni de la Universidad Europea. Concretamente, cursó el posgrado Executive MBA in Sports Management por la Escuela Universitaria Real Madrid.

Actualmente, Steve Cote es un diplomático canadiense. Trabajó como embajador de Canadá en República Dominicana, fue Cónsul en Madrid y formó parte de la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010 en Vancouver. Cursó el posgrado Executive MBA in Sports Management por la Escuela Universitaria Real Madrid.

Steve nos destaca su pasión por el deporte, su experiencia profesional y el bagaje de su paso por la Universidad Europea en la siguiente entrevista:

Pregunta:  Para alguien con una carrera diplomática importante, ¿Qué le lleva a estudiar un máster relacionado con el ámbito deportivo?

Respuesta: Soy un apasionado del deporte. Practico ciclismo, empecé a los 15 años, pero había hecho antes fútbol, beisbol, tenis… Deportes americanos. El ciclismo me apasionó desde que un amigo me llevó a una carrera y ahí empezó todo.

Estudié, entré en la universidad y me gustaba el mundo internacional. Entré en la cancillería de Canadá y llegó un momento en el que nuestro país iba a acoger los Juegos Olímpicos de Invierno, en 2010. Deporte, relaciones internacionales… se juntó todo lo que a mí me gustaba. Trabajé y encontré unas responsabilidades en las que pude gestionar un equipo en Vancouver y fue una experiencia increíble. Estuve dos años trabajando con el Comité Olímpico Internacional y el Comité Olímpico de Canadá, con los atletas y las instituciones internacionales, combinando el deporte con el campo en el que yo había estado trabajando.

Todo se alineaba bien y ese momento dije: “esto es lo que quiero hacer”. Los Juegos Olímpicos terminaron y me ofrecieron algo que no tenía nada que ver con el deporte, en Afganistán. Estuve trabajando en una de esas prioridades de mi gobierno, pero cada año miraba los programas de máster para capacitarme y avanzar. Siempre encontraba una razón para no hacerlo: tenía que desplazarme, eran muy largos…

P: ¿Qué encontraste en la Escuela que te hiciera decidir cursar este programa?

R: Hace año y medio volví a mirar y en un ranking de los mejores salía este de la Escuela Universitaria Real Madrid. Yo ya había estado en Madrid, de Cónsul entre 2002 y 2006. Allí me hice fan del fútbol y del Real Madrid. En mi cabeza este programa estaba enfocado al fútbol, pero vi que no solo era de fútbol, si no de todos los deportes. Me ofrecía lo que buscaba y me permitía trabajar al mismo tiempo, por ser online. Me hicieron una entrevista y todo fue rodado.

P: ¿Cómo vive esta experiencia alguien con ese bagaje profesional y qué buscaba de cara a su carrera?

R: Llevaba más de 20 años sin estudiar y compartí curso con gente mucho más joven, eso me generaba un poco de nerviosismo y, a la vez, mucha motivación e ilusión. La diferencia horaria me permitía dar las clases a mediodía y todo encajaba a la perfección.

Para mí este máster era un desafío, aunque no me fuese a dar ese paso adelante que le puede dar a alguien que empieza en su carrera. Después de 25 años en el mundo de la diplomacia, quería un cambio y enfocarme en este aspecto más deportivo y de gestión. Era mi oportunidad para buscar esta transición y poder llevar mi experiencia a una entidad como el COI, la FIFA o clubes como el Real Madrid. Si quería cambiar de sector, necesitaba este impulso y generar este networking que te aporta un programa de este tipo.

P: ¿Qué importancia tuvo la posibilidad de cursar este programa online?

R: La tecnología ya existía, pero no la optimizábamos. Que mi oficina de trabajo y de estudio sea mi portátil es una ventaja grande y que aporta flexibilidad. Se puede aprender desde cualquier sitio, ver las clases grabadas si no puedes acudir y compartir este reto con gente de todas las partes del mundo.

P: ¿Qué puede aprender alguien que, en este caso, podría estar ejerciendo de profesor y compartiendo toda esa experiencia? ¿Qué le marcó en este aprendizaje?

R: Había profesores de toda Europa, de Estados Unidos… Todos se complementaban y la calidad de los profesores era muy alta. Recuerdo uno que me dejó marcado: Robert Woods, sobre General Management. Todos eran muy buenos, pero siento que su clase y las herramientas de análisis me abrieron los ojos a un nuevo mundo. A día de hoy sigo mirando sus comentarios y lo que aprendimos con él.

P: Para terminar, ¿ Cómo definiría su paso por la Escuela?

Este máster me ha dado una mejor compresión del mundo global del deporte y me ha aportado herramientas que no tenía. Más que las tres letras de MBA, es todo lo que aprendes. Todo lo que estudiamos se refleja y tratamos de usarlo en la tesis final. Te sientes realizado cuando ves que consigues encajar todo ese aprendizaje en algo que puede ser útil en la vida real, que es algo más que un proyecto en papel que no tiene recorrido en la realidad.

Mi paso por el máster fue un sueño cumplido. Me dio motivación y una pasión. Me levantaba cada mañana feliz y eso es lo más importante en el día a día, la Escuela Universitaria Real Madrid Universidad Europea encendió esta luz en mí. Fueron unos meses increíbles, de felicidad, motivación y conocer gente nueva. Me di cuenta de la importancia de seguir formándome día a día y volcándome en lo que quiero hacer. Ahora estoy enfocado en la búsqueda de un cambio en mi carrera y tengo la confianza de que en unos meses esto sucederá.

Terminé hace dos meses y estoy feliz. Ahora siento un pequeño vacío después de acabar, siento que me hace falta seguir viviendo esa experiencia.